Quiero dinero o lo que puedo comprar con el dinero?


Cuántas veces no soñamos con ganarnos el Kino? La mayoría de las veces en el momento en que pedimos algo, hacemos la petición y luego imaginamos las posibilidades que tenemos para conseguir el dinero y lograr lo que deseamos.

Queremos comprar una casa y pensamos a quién le vamos a solicitar el dinero para comprarla, lo mismo con el auto, o bien comenzamos a apretarnos el cinturón para ahorrar lo necesario para el auto, el pie de la casa, o lo que sea que queremos. Si tuviéramos el dinero de inmediato ni siquiera sería un contraste.

Cuando cocreamos conscientemente debemos olvidarnos del concepto del dinero. ¿Qué? Nada cuesta tan caro como para que no podamos cocrearlo, nada es demasiado difícil para cocrearlo, y podemos cocrear sin tener nada de dinero.

Cuando pensamos en cambiar el computador y acto seguido decimos- el próximo mes no tengo tantos gastos así que podrí hacer el esfuerzo- o –si lo pago en seis cuotas no se me hace tan pesado- estamos disponiendo cómo, cuándo y cuánto nos va a costar el computador, y nos planificamos perfectamente para hacerlo. Esto ha funcionado mas o menos bien en el paradigma antiguo, pero ha tenido como consecuencia una humanidad completamente esclavizada por el dinero y fundamentalmente las deudas y las tarjetas.

En el paradigma de la cocreación consciente tu solo pides y el gerente, el universo o el genio de la lámpara concede deseos. Es más, puedes no tener uanda de nada de dinero y llegar con el computador nuevo a tu casa, solo porque tu lo pediste y el Universo Concedió.

Si entendemos eso, entonces podemos pedir al universo lo que deseamos…y no lo que nos alcanza. Si entendemos esto, podremos pedirle a nuestro gerente cambiarnos a una casa de 20.000UF sin siquiera imaginar de donde podría salir el dinero para ello, y confiar que la vas a obtener sin importar de dónde ni cómo.

Ejercicio de Hoy:

Y SI……

Imagino que muchos de tus deseos de tu listado de deseos es un poco complicado lograr. De lo contrario no estarían ahí. Probablemente no tienes los medios hoy para poder tenerlos y estás pensando en cuanto tiempo, dinero, etc. te podría costar conseguirlos. Vas a tomar cada uno de tus deseos uno a uno. Tomas el primero, lo pones como encabezado de la página, por ejemplo: quiero un auto nuevo (puede ser el auto, novio, casa, trabajo, o lo que realmente quieran).

Debajo del deseo van a comenzar una frase:

Y si me lo gano en un concurso?

Y si me lo regala alguien cercano con mucho dinero

Y si…. Y llenan la lista con todos los Y si que sean capaces de inventar.

No importa si los Y si son muy rebuscados porque aunque parezcan increíbles el Y si lo relativiza y abre una posibilidad aunque sea remota. El Y si, permite boicotear la mente analítica que quiere tener todo controlado, dándole algunas otras posibilidades para analizar. Una vez que hayan terminado su lista de YSI de ese deseo, van a imaginar cómo sería la experiencia de que ese Y Si se cumpliera. Pasen por cada posibilidad, imaginándolas una a una el mayor tiempo posible. Sientan la emoción de que alguien los llame para decirles que acaban de ser sorteados en el concurso de un auto, o la cara que pondrían si esa persona llega en un auto nuevo con un inmenso moño sobre él y les entrega las llaves.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Brujis said

    Empecé a pensar en el verano que ya era tiempo de cambiar mi notebook, porque se recalentaba y pesaba mucho para andar con el por la vida… Sabia que podría cambiarlo y desde ahi cada vez empezó a poner mas lento y me tenia chata… y dije ya es momento de cambiarlo, pero hay tanta variedad!! entonces me dije ya quiero un compu que vaya con mi energía de ahora y que tenga un montón de características, pero que lataaaa por que el que me gustaba costaba mas de un millón de pesos(que encontraba que era muuucho), asi que dije este fin de semana, que ya me relajaba con la cuestión y que iba a esperar una buena oferta no mas… y zas! 1 dia después un amigo me cuenta de la oferta y luego me llega al correo!! no lo podia creer un super MACbook a 600 lukas! que felicidad jajaja asi que me lo compre a ojos cerrados… e e e e e

  2. Macarena said

    Hace dos años no tenia nada material, con suerte mi cama en la casa de mis padres y estaba sin trabajo.
    Hoy el panorama es radicalmente distinto, sigo pobre como una rata, pero he cumplido todos mis deseos materiales y me di cuenta que soy feliz viviendo con menos, como dice mi madre, soy un buen pobre.
    Al final uno se llena de necesidades materiales y descuida las necesidades del alma.
    Cuando no tenia auto, soñaba con uno, lo compre… pero ahora disfruto andar a pie o en bici… lo que gastaba en gimnasio en tiempo y plata, lo cambie por irme caminando a todas partes.

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: